Diario de Voluntariado PN de Sierra Nevada Junio 2024

Día 1

Amanece nuestro primer día en Capileira soleado y con nuestra amiga la calima.
Comenzamos nuestro Voluntariado en el PN de Sierra Nevada con un buen desayuno para lo que nos espera este día de muestreos varios en el río Mulhacén.
Después de algunos cafés, tostadas, frutas y dulces, nos toca esperar a que empiece nuestra charla a cargo de Ángel, un guía del PN de Sierra Nevada.


Tras varios datos interesantes sobre el Parque y otras tantas verdades universales, emprendemos nuestro camino hacia la Hoya del Portillo para comer junto a la furgo y proseguir andando hasta el río Mulhacén, un poco más allá del refugio del Poqueira, el cual estaba en obras.
Después de un buen paseo entre piornos de un amarillo intenso llegamos al río, y tras una breve explicación teórica hemos empezado con el muestreo (fisicoquímico, de caudal y macroinvertebrados)
La parte de macroinvertebrados ha sido increíblemente buena para ser el primer muestreo, hemos encontrado sanguijuelas, tricopteros, coleopteros... Había muchísimos y hemos estado muestreando mientras nuestras amigas las cabras montesas nos observaban muy de cerca.


La parte fisicoquímica fue muy bien también. Hicimos prueba de nitratos, fosfatos y oxígeno disuelto. Para ello, medimos con un aparato parecido a un espectrofotómetro la transparencia de la muestra. Después la mezclamos con unos reactivos específicos y esperamos un tiempo para que se diera la reacción; montando un pequeño laboratorio al lado de nuestras compañeras y el agua que caía montaña abajo. Varias collalbas grises se acercaron a lo largo del camino de vuelta para despedirnos. Tras la intensa caminata de vuelta entre hermosas flores amarillas, espectaculares vistas de la Sierra llegamos a la furgoneta exhaustos, pero con muy buen sabor de boca de la experiencia.

Día 2

Esta mañana nos hemos levantado asustados ante el pronóstico de lluvias, pero spoiler: no llovió.

Hoy ha tocado muestreos en La Cebadilla, y tras un viaje en la furgo que parecía una atracción de feria por los baches hemos conseguido llegar.
Unas cuestas más adelante nos esperaba el primer muestreo, el punto Poqueira 2, en el Río Maute, se han hecho todos los muestreos, con buenos resultados, pero menor presencia de macroinvertebrados que el día anterior en la cabecera del río, ya que hoy ha sido zona media y baja.


Luego hemos bajado al punto Poqueira 3 donde todo ha sido sin incidencias.
A lo largo de todo el día hemos encontrado mucha flora y fauna como lagarto ibérico, mito común, roqueros, duendes, culebrilla ciega, escarabajos y muchas muchas hormigas...

Para finalizar hemos recogido todo y vuelta a la furgo por los baches, pero nos esperaba la mejor parte aún: estrenar la piscina.
Nos dimos un buen baño en la piscina, con carrera incluida (la cual perdí por eso estoy escribiendo el diario). Más tarde fuimos a la cena y acabamos tomando cerveza en la pizzería del pueblo jugando al juego de 2 mentiras y 1 verdad. 
Nos dedicamos al trapicheo de orugas, arañas y hormigas ¿verdad o mentira?

 

Dia 3

El domingo fuimos a muestrear dos puntos del río Trevélez, uno de los pueblos más conocidos de la Alpujarra granadina por sus famosos jamones. A pesar de esto no vimos muchos cerditos por la zona, solo algunas estatuas bastante realistas (y mucho menos monas) por la carretera de camino. Íbamos preparadas para mojarnos porque había predicciones de lluvia, sin embargo, al final hizo un día super soleado. Igualmente, acabamos empapadas por la cantidad de agua y fuerza que llevaba el rio, e hizo temblar/caer a más de una. Nuestras botas volvieron de un color diferente tras pasar por un camino con muchísimo barro. Al final del muestreo unos señores reclamaron su espacio para ponerse a pescar en el rio con la excusa de un concurso y nos fuimos a Lanjarón. Allí visitamos a Sara, la fundadora de BRUTAL, que fue mucha mejor compañía. Nos explicó su proyecto y futuras acciones que van a realizar por la zona para mejorar la conservación de fauna y flora amenazada. Estuvimos trasplantando algunas de las plantas que tenían en el patio y acabamos con las manos casi tan marrones como nuestros zapatos. Conclusión del día: ¡¡¡¡vaya reventada!!!!

Día 4 

Hoy nos tocaba abandonar Capileira, la que ha sido nuestro hogar durante 4 días.
Después de empacar nuestras mochilas con algún que otro aguacate congelado…nos disponemos a arrasar con el buffet del desayuno, aunque hemos estado demasiado comedidas para lo que podía haber sido.


Ya en la furgo camino de Pinos Genil, hemos hecho una pequeña parada en Pampaneira para pasear por sus calles y probar los chocolates de La Abuela Ili.
Después de quedar encandiladas con la belleza de este pueblo proseguimos el camino hacia nuestro siguiente destino.
Ya en Pinos Genil y después de hacer el respectivo check-in, no tardamos en probar la piscinita, ya que el día invitaba a ello.

Cuando ya habíamos almorzado con el maravilloso picnic que nos han preparado día tras día nuestros amigos del Hotel de la Finca de los Llanos y sustituir el postre por una pequeña cata de aguacates de mano de nuestra experta en el grupo nos preparamos para el siguiente muestreo en el río Genil. Menudo camino nos esperaba para llegar al punto de muestreo, cuestas, carreteras a medio asfaltar y curvas de 300 grados (casi de 360 diríamos contradiciendo a nuestro gran amigo Ángel), pero al final llegamos gracias a nuestra chófer profesional.
Realizado el muestreo como bien hemos aprendido a lo largo de estos días gracias a nuestras monitoras y tras pelearnos con la corriente rio arriba, recogemos para volver a nuestro refugio, no sin antes pararnos a comprar unas cerezas que encontramos en oferta y degustarlas durante el camino.
Ya es hora de descansar del largo día y para ello que mejor que disfrutar de unas cerves en la piscina compartiendo un rato de charla entre todas mientras hacíamos hora para la cena (da la impresión de que estamos todo el día comiendo 🙈).

Hoy toca cenar junto al rio Genil, en el pueblo, y amenizar la cena con profundas conversaciones que a cada una de nosotras nos hace reflexionar sobre muchos aspectos de la vida.
Es hora de volver, hay que descansar para el siguiente día, y aunque hay alta probabilidad de lluvia esperamos que no se cumpla como en los días anteriores y podamos disfrutar un día más.
BuenACAs noches.

 

Día 5 🐸


Nos levantamos con cansancio acumulado y fuimos directas a desayunar en nuestro nuevo buffet bajo la atenta mirada de guinda, una perrita enamorada de la comida. Después emprendimos camino hacia el jardín botánico de la hoya de Pedraza, no sin antes presenciar como dos lagartijas se apareaban a pocos centímetros nuestros. Ya en la furgo y observando el avance de unas nubes amenazantes por las cumbres nevadas, llegamos al jardín, un refugio vegetal a 1900 metros de altitud con más de 3000 especies. Una vez superada la prueba de los aspersores vacilantes del sitio, recibimos una visita de uno de los trabajadores del jardín, que nos enseñó muchas de las especies endémicas de Sierra Nevada y sus estribaciones.


Tras la visita al jardín botánico emprendimos nuestro camino hacia el albergue universitario para comer (un día más) un poderoso bocadillo y así coger fuerzas para intentar subir al Pico Veleta, tras pararnos a ver un rebaño de cabras montesas que se nos cruzaron en el camino de subida aparcamos la furgo para continuar a pie ya que un nevero nos cortó el camino.
El camino de subida estuvo plagado de ataques de bolas de nieve, salvamentos de mariquitas que iban a morir congeladas y algún que otro resbalón en la nieve, además de unas vistas alucinantes que se vieron truncadas por una gran nube que nos rodeó, así que decidimos darnos la vuelta con la gran suerte de que nada más subir a la furgo empezó a granizar.


Bajamos entre nubes, neveros, cabras y una maravillosa panorámica de la Sierra, nos dirigíamos a la laguna de las trincheras, no sin antes hacer una parada estratégica para recargar fuerza, con un cafelito y unos dulcecitos, la mala suerte de encontrarnos al camarero con más mala folla de toda Granada. Después de este parón seguimos nuestro camino, no sabíamos que nos íbamos a encontrar en las lagunas, cuando llegamos no parecía gran cosa, pero una vez que nos adentramos encontramos tesoros de la naturaleza, una cantidad de anfibios en todos sus estadios, nos asombramos con los bebes de sapo corredor, sapos parteros y hyla meridionalis. Una vez terminamos de ver la laguna bajamos a cenar, haciendo una última parada en el embalse de canales para admirar las vistas y hacernos una última foto grupal. 💞

 

Login Form