Día 3: 3 de agosto de 2017: El río Sella, emblemático en estos días del descenso

El río Sella constituye uno de los límites naturales del macizo del Cornión en el Parque Nacional de Picos de Europa. Principal ruta de paso entre la provincia de León y Asturias en la zona, desplazó al Cares como vía de comunicación y contacto entre los pueblos leoneses y asturianos de la zona. La garganta del Cares, más cálida, era el paso que se cerraba más tarde en invierno. Actualmente la carretera del desfiladero de los Beyos es el recorrido principal, para pasar de Riaño a Cangas de Onís.

El voluntariado de ACA continuó con el seguimiento del río Sella. Famoso por su descenso en canoa, una gran fiesta aglutina a miles de personas en torno a Arriondas y Cangas de Onís. Momentos como este nos hace pensar, si como seres humanos, podremos conservar nuestro entorno y vivir en un lugar saludable, como el que hasta ahora fue nuestro planeta. Residuos a mansalva, son generados en eventos como este. Si n una correcta gestión, acabarán en el mar, formando parte de esa lacra que son las basuras marinas. Sin embargo, organizadores de festivales y encuentros de este tipo hacen cada vez, más esfuerzos para lograrlo. Seremos capaces, la ciudadanía, de ir más allá y participar en un evento de este tipo, sin generar residuos o, si no es posible, gestionarlos adecuadamente. Depende de nosotros, como personas el lograrlo.

Punto de muestreo en el río Sella

En un voluntariado como el nuestro, donde trabajamos siguiendo los efectos del cambio climático, es inaceptable perder materiales en forma de basura, cuando su producción es costosa y generadora de emisiones.

 

 

¿Está llegando el cambio climático? Son muchos los indicios que nos lo muestran. Nuestro paso por el Sella, nos deja temperaturas similares a las de otros años, pero el Duje, el día anterior, nos deja preocupado. 19 º C se nos antoja mucho, es el año, desde 2003, con mayor temperatura del agua… Es necesario un seguimiento más continuo, recogiendo datos de temperatura con más frecuencia para confirmar que no fue un día aislado, pero son datos, por lo pronto preocupantes. Nuestro trabajo irá mostrando información sobre los organismos que viven en el río y si se están sucediendo cambios en sus poblaciones. Está en nuestra mano evitar el cambio climático y somos capaces de ello. Cada uno deberá iniciar su camino a la senda de la famosa ya, economía de bajo carbono.

Tricóptero depredador