Día 2: 2 de agosto de 2017: El río Duje, a seguir el cambio climático

La noche anterior, ojos cansados y mentes despiertas absorbieron con interés los conocimientos necesarios para hacer el seguimiento del cambio climático en ríos.

Surber, kiks, pH, conductividad eléctrica, efemerópteros, odonatos… muchos nombres pasaron a formar parte del día a día de este campo de voluntariado. Fue hora de probar su valía en el campo. El río Duje, nuestro campo de juego. Un tablero donde trabajar duro y conocer de primera mano, la tarea que investigadores y científicos, limnólogos, esos estudiosos de los ecosistemas acuáticos, tienen que realizar en su trabajo diario.

Medición caudal

Acceder al punto, no siempre fácil. Vadeadores, botas, calor intenso (raro en Picos) y toda la cacharrería a punto: molinetes, cintas métricas, bandejas, botes… Todo lo necesario para tomar una muestra para que luego María Valladolid, investigadora del Museo Nacional de Ciencias Naturales, descubra los secretos que guarda este río de Picos de Europa.

El rio Duje, la barrera que separa los macizos de Andara y central. Un paisaje muy especial, de prados verdes y paredones calizos de gran altura.

Medición de parámetros fisico químicos

Se toman 2 muestras, una en la zona de cabecera y la siguiente casi en la desembocadura. Se busca la diferencia de altura, descubrir si los macroinvertebrados adaptados a aguas más frías, quedan refugiados en las zonas más altas. En breve María Valladolid, nos contará lo que pasó en 2013 y 2014, pues son varios años los que se han trabajado en este Parque Nacional.

Muestreo macroinvertebrados

Pronto sabréis si llegó el invierno o, como tiene más visos, es el verano el que llegará con más intensidad.