Entre ganadería tradicional, quebrantahuesos y el Río Cares

Cómo no todo es muestrear, el viernes, en el magnífico paraje de los lagos de Covadonga  junto a la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) los voluntarios pudieron disfrutar de una de las aves más emblemáticas de Picos de Europa. De la mano de dos trabajadores de la FCQ, vieron cómo se echa la comida para cebarlos y aprendieron todo lo referente a la cría y conservación del quebrantahuesos, el cual todavía está en una situación vulnerable.

Además, gracias a FCQ, nuestros voluntarios ayudaron en el reparto del alimento para los pollos más jóvenes. Esta actividad consistió en repartir patas de cabra en una zona concreta cerca de las verjas dónde preparan al ave para su libertad. Fue una experiencia inolvidable.


Continuando con el día y tras disfrutar de una deliciosa comida en el Roxin del Mazuco, se visitó la granja de Xuan Valladares, quien les contó el manejo tradicional que realiza en su ganadería, así como su visión sobre el controvertido y actual tema de la relación entre el lobo y la ganadería.

Para ponerle broche a este gran día, los voluntarios se alojan en el Tombo de Cordiñanes, dónde puede saborear una comida tradicional mientras observan el entorno natural que les rodea.

Después de un día de muchas emociones toca volver al trabajo, el sábado los voluntarios, a pesar del frío durante la mañana, muestrearon el Río Cares con cierta tristeza ya que fue el último que realizaron durante este voluntariado. Pero para quitarles el mal sabor de boca, hicieron un trozo de la ruta del Cares y pudieron deleitarse con el hermoso paisaje.