Picos de Europa Otoño 2017: Primeros días de muestreo: Río Duje y Río Sella

Tras las explicaciones iniciales, los voluntarios se sumergen en el asombroso mundo de los macroinvertebrados desde el punto de vista del investigador, conociendo la metodología de muestreo y los diferentes análisis que la acompañan.

 El primer contacto voluntario-río se produjo en el Río Duje que separa los macizos de Andara y central. Un paisaje espectacular en el que se mezclan los verdes de los prados y los blancos grisáceos de los paredones calizos de gran altura.


Es en este momento en el cuál se dieron cuenta de las dificultades a las que se enfrenta un investigador a la hora de muestrear un río, tales como cargar el material, condiciones meteorológicas que no siempre son las más idóneas, dificultad para llegar al punto de muestreo por la maleza, baja temperatura del agua, etc.

Con un poco más de práctica y tras una carretera tan bonita como peligrosa, en el segundo día de voluntariado se muestrea el imponente y famoso Río Sella. Dónde, además, por iniciativa de los voluntarios se  hace una pequeña recogida de residuos.


Ya en la Casa de la Montaña, y tras reponer fuerzas, se realizó una marcha nocturna en la que se escuchó al fabuloso Cárabo (Strix aluco) y las misteriosas lechuzas (Tyto alba).