Adaptación al Cambio Climático

El IPCC en su Quinto Informe de Evaluación ha corroborado que el calentamiento global es una realidad, producida por el ser humano, la cual, ya no tiene marcha atrás. Es palpable que se producirá un cambio climático, aunque las emisiones actuales se paralicen en este momento. Es por ello que el cambio climático va a afectar a la actividad humana poniendo en riesgo el sistema económico, ambiental y social actual.

La Unión Europea ha desarrollado una Estrategia Europea de Adaptación, con el fin de contribuir al desarrollo de una Europa más resiliente frente a los impactos que va a generar el cambio climático y desarrollar herramientas para lograr una adaptación frente a los cambios que se producirán en un futuro cercano.

Su aplicación en España se desarrolla a través del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC), que tiene previsto, en estos momentos, centrar sus actuaciones tanto en el ámbito privado y empresarial, así como en las administraciones públicas locales, donde la adaptación será clave para la planificación y gestión de multitud de recursos y servicios.

Desde el punto de vista de gobernanza, en el Tercer Programa de Trabajo se incluye una serie de acciones e iniciativas para incrementar las capacidades colectivas de adaptación al cambio climático, entre las que destacan la participación de la ciudadanía, así como la información, comunicación y capacitación de profesionales en diferentes aspectos relacionados con la adaptación al cambio climático, aspectos que serán abordados en la presente propuesta.

En España, los escenarios previstos predicen incrementos generales de la temperatura, así como una reducción en las precipitaciones, acompañadas por una intensificación de los eventos extremos, tanto olas de calor como inundaciones. Es previsible que estos aspectos afecten tanto a las personas como a multitud de sectores, infraestructuras, recursos y modelos de negocio. Sin embargo, ya es una realidad que está teniendo consecuencias en muchos sectores, modificando no solo los patrones de consumo y los hábitos de la ciudadanía, sino las dinámicas y procesos de muchos negocios.

En el PNACC se definen las zonas de montaña como territorios que exportan servicios ambientales a otros lugares, por lo que todo efecto que cause el cambio climático en estos servicios, perjudicará al resto del territorio. Estas zonas concentran áreas de gran biodiversidad, en muchos casos asociadas a ecosistemas tradicionales, en los que hay presentes importantes gradientes altitudinales. Son territorios considerados vulnerables y exigen actuaciones de adaptación para reducir los impactos del cambio climático.

Entre otras, en el PNACC se identifican las siguientes medidas de adaptación en las zonas de montaña:

  • Realizar un seguimiento de los efectos del cambio climático.
  • Evaluar los impactos y vulnerabilidad al cambio climático de actividades como la agricultura, ganadería y turismo que se desarrollan en áreas de montaña.

Desde ACA se ha querido contribuir a la implementación de estas medidas, apoyando el seguimiento del cambio climático en ecosistemas acuáticos de montaña y desarrollando un trabajo de sensibilización y conocimiento de la percepción de diferentes profesionales que desarrollan su labor en áreas de montaña ubicadas en diferentes Parques Nacionales. Con esta información se pretende generar una serie de materiales expositivos y audiovisuales para mostrar como estos profesionales perciben ese proceso de adaptación.

Más información sobre adaptación al cambio climático en España en la Plataforma AdapteCCa